Tu carrito está vacío

Liquid error: Could not find asset snippets/header-top.liquid

Veganismo y Emprendimiento

29 Nov, 2017

Veganismo y Emprendimiento

Durante los 3 años que llevamos en el camino de la creación de Vegan Label hemos tenido muchas vivencias que nos han enseñado de una u otra forma lo fundamental acerca de lo que es llevar un negocio y un estilo de vida de la mano. Aquí es donde hemos entendido que debemos seguir nuestra pasión, pero también a ser responsables con ella y más cuando, de manera tan directa, tenemos el compromiso de ayudar a otras especies. 

Con anterioridad a este proyecto ya había realizado otros, en los cuales me acerqué un poco más al mundo del emprendimiento para conocer cuál es el proceso para crear un negocio rentable y con un impacto positivo, no solo en nuestra economía, sino a un nivel cultural y social. Todo lo que conocí en este medio ha sido muy enriquecedor para los retos que han sucedido a lo largo de Vegan Label, pero también ha servido para hacer las preguntas más importantes: ¿lo qué estoy emprendiendo de verdad tiene un impacto positivo? ¿cuál es la mejor solución a este problema 

Ambos mundos tienen mucho más en común de lo que pensaba, ambos son revolucionarios y se oponen al status quo de las situacionesLas similitudes que encontré son:  

 Pasión: Ambos lo hacen por pasión en lo que creen, se comprometen por la causa que están llevando a cabo y no existe día de descanso (aún sea domingo) ya que todos los días son un nuevo reto para mejorar. 

Rechazo: Al salirse de la ecuación de lo “normal” ambos reciben objeciones muy parecidas, por ejemplo, al emprendedor le dicen: no podrás hacerlo, ¿y si no funciona?, no tendrás un ingreso seguro, eso ya existe, necesitas mucho dinero, etc. Al igual que ellos, la persona que decide dar paso a un estilo vegano vive estos cuestionamientos: te vas a desnutrir y no es buena idea, ser vegano es caro, ¿ahora qué vas a comer?, los animales son para comerse, etc. 

Cuestionarnos: Por si fuera poco, al tener a nuestra familia y amigos viéndonos hasta cierto punto raro por nuestra decisión, aparece una voz dentro de nosotros que nos dice: ¿y si no funciona? ¿y si resulta demasiado caro? ¿por dónde voy a empezar? 

En nuestro caso particular hemos tomado ambos retos y sabemos que aún nos falta un gran camino por delante, como la eliminación del plástico y otros materiales contaminantes, eliminación de automóvil para la transportación de productos, uso de energías renovables para alimentar los espacios de trabajo, etc. Aún más importante, sabemos que el impacto cero (aún en un estilo de vida vegano) no existe, pero que hasta cierto punto no sea alcanzable no significa que debamos de dejar de intentarlo o justificarnos para dejar de hacerlo. 

 

Dejar un comentario